InicioReunificación de créditosSobredeudaOtros créditosTestimoniosSimuladorGlosario

Por Laura Gomez


A pesar de que endeudarse para pagar una deuda suena algo irónico y poco aconsejable, es muchas veces la última alternativa frente al plazo de un préstamo que ya no es posible diferir. El verdadero riesgo es el circulo vicioso al que podemos caer y no tanto la nueva deuda en sí.

El primer paso es entonces evaluar la capacidad de endeudamiento que aun tenemos a base de nuestros ingresos y gastos fijos ya existentes. En esta evaluación deben estar incluidos no solo el ingreso mensual sino la estabilidad laboral a largo plazo, los bienes y posibles gastos que puedan surgir en el futuro cercano.

Luego de conseguir una idea sobre nuestra situación financiera debemos limitar el nivel de endeudamiento al 40% de nuestros ingresos lo que debemos decir no es poco. Esto nos da un amplio margen para que podamos saldar las deudas sin entrar en el círculo vicioso tan temido.

Ya sabiendo a que nos atenemos podemos recurrir a una reunificación de deudas frente a una entidad intermediaria seria y confiable. De acuerdo a nuestra situación podremos ver si la reunificación ofrecida es acorde a nuestra capacidad de devolución y asi optar por la misma o recurrir a otras entidades.

Freedom Finance por ejemplo, realiza un estudio personal de cada caso lo que hace que desde un principio la reunificación que ofrece sea accesible para el interesado. Es por eso que aquí la recomendamos!


» Volver