InicioReunificación de créditosSobredeudaOtros créditosTestimoniosSimuladorGlosario

Personas Mayores que contrajeron hipotecas inversas se ven perjudicadas por la caída de los precios de las viviendas


Desde hace cuatro años se pusieron de moda en España las hipotecas inversas, un producto que se inventó como un medio para aumentar los recursos de los mayores.
Una hipoteca inversa consiste en un préstamo dirigido a personas mayores de 65 que estén dispuestas a dar su vivienda a la entidad financiera como garantía del préstamo. Así, las personas mayores que contraigan esta hipoteca inversa se ven favorecidas al convertir el valor de sus viviendas en cuotas mensuales. En efecto, ¿de qué le sirve a un anciano tener una vivienda valiosa si no tiene recursos para llevar una vida digna? Cuando la persona mayor fallece, sus herederos tienen la posibilidad de vender la vivienda y pagar así el saldo de la deuda.

La hipoteca inversa funcionó muy bien cuando los precios inmobiliarios seguían una tendencia alcista. En efecto, se supone que cuando la persona mayor fallece,los herederos venden el bien inmobiliario y pagan el saldo de la deuda con el dinero de la venta. Incluso les puede también quedar un dinero demás con la venta del inmueble.

Sin embargo, la crisis económica internacional ha llevado los precios inmobiliarios al piso. Oficialmente la baja de precios es de 8,3% pero en las calles se estima una baja de 20% a 30%. Las consecuencias son bastante negativas en el sector de las hipotecas inversas. Primero, si el precio del piso de la vivienda es inferior a la deuda, los herederos deberán sacar de sus propios bolsillos para saldar la deuda.

Además, las personas mayores perdieron esta alternativa interesante para aumentar sus recursos mensuales. Con la baja de los precios de las viviendas, las rentas que los bancos ofrecen hoy en día son de 300 a 400 euros, lo que contrasta con los 800 o 900 euros que ofrecían hace solo unos años.



» Volver