InicioReunificación de créditosSobredeudaOtros créditosTestimoniosSimuladorGlosario

Las predicciones del consejo judicial español apuntan a unos 181.000 embargos en hipotecas para finales del 2010. Si esta situación era considerada una excepción, es sin duda ahora una realidad diaria para los bancos y para el sistema financiero.


Mucho se dice de lo que es posible hacer para evitar estas situaciones pero de todas maneras se requiere de pleno conocimiento sobre las leyes y acciones que es posible tomar de acuerdo con la situación personal de cada uno.

En primer lugar dejar de pagar la hipoteca conduce a aumentar las deudas existentes. Contrariamente a lo que ocurre en Estados Unidos donde quien deja de pagar su hipoteca salda su deuda simplemente devolviendo al banco la propiedad en cuestión. En vista de esta situación de incrementación de deuda fue aprobada en España en 2008 una ley que permite aplazar la amortización de la hipoteca de la primera vivienda sin cargos adicionales o penalización, lo que puede ser una factible opción.

Otra opción, es renegociar generalmente todas las condiciones de la hipoteca (no solo el plazo). Las entidades prefieren siempre llegar a un acuerdo para conservar el pago mensual de la hipoteca aunque sea por un monto menor junto al cliente que agregar otra propiedad a la lista de embargadas.

No hay que olvidar que el mismo banco posee de muchas herramientas para enfrentar el impago de la hipoteca por eso siempre puede ser una idea recurrir al mismo y asesorarse.

La reunificacion de deudas es sin duda una de las soluciones más aconsejables principalmente para evitar el embargo de hipoteca y llegar a un mejor acuerdo con el banco. Llenando el formulario existente en la portada del sitio Reunificacion de Prestamos es posible recibir información adecuada sobre una posible reunificacion para la hipoteca personal sin costo alguno y de mano de una de las mejores entidades.

Debido a que existen muchas opciones, es recomendable hacer todo lo posible para no llegar a una situación de embargo de hipoteca.


» Volver